Grace Belgravia, club privado de lujo sólo para mujeres

Grace Belgravia

A finales de 2012 se abrió en pleno centro de Londres, en la calle West Halkin, un selecto club que, desde entonces, para cualquier viandante de la capital londinense sólo es una placa con el número de puerta 11 y una cámara de seguridad. En su interior, sin embargo, hay más, mucho más, el Grace Belgravia

Se trata del primer club de lujo exclusivamente para mujeres. Los clubs femeninos, mucho más recientes que los masculinos, se germinaron en los años 50 cuando amas de casa estadounidenses se reunían mientras sus maridos trabajaban, para discutir sobre quehaceres culinarios y caseros, en las famosas reuniones de Tupper Ware.

No obstante, la mujer miembro de Grace Belgravia está algo alejada de esta visión femenina de mediados del siglo XX. Su fundadora, Kave Percival, es el perfecto ejemplo de la mayoría de mujeres que acuden a este club privado. Se trata de un perfil que ronda los 40 años, con alto nivel económico y un puesto de trabajo en las altas esferas, normalmente multinacionales o empresas de inversión.

La cuota anual del club así limita la entrada a mujeres que no se lo puedan permitir. Aunque hay descuentos por bonos de varios años, la entrada mínima cuesta anualmente 6.400€ y ya hay más de un centenar de poderosas mujeres que han pagado la membresía.

Grace Belgravia es un recinto de 1.500 metros cuadrados donde las mujeres pueden descansar, ponerse en forma y aprovechar las facilidades sanitarias que ofrece el club. Aunque algunas partes del recinto son de libre uso por las socias, éstas cuentan con servicio de atención personalizada para cada una, que les recomienda otra serie de actividades, desde un simple masaje hasta todo un tratamiento de más de 1.000€ con reputados terapeutas, nutricionistas, entrenadores personales y demás servicio de profesionales del más alto nivel y que están, a su vez, salvaguardados con materiales de las mejores marcas del mundo en cosmética, accesorios, medicina, etc.

El club está cuidadosamente calculado, con bellísimas salas de esparcimiento, biblioteca y restaurante con menú al módico precio de 30€, en base a los consejos de especialistas en dietas equilibradas. El recinto ha requerido, junto al resto de necesidades para montar el spa, las salas comunes y privadas así como el gimnasio, una inversión de 11 millones de euros que Percival, junto a su socio, Chris O’Donoghue, han realizado en vistas a un suculento beneficio económico que no tardará en llegar.

¿Y los hombres? Les queda estrictamente prohibido el paso al club Grace Belgravia excepto los martes. Estos días sí pueden acceder, pero cumpliendo los requisitos de entrada que comienzan en que sólo tendrán las puertas del club abiertas en el caso de que hayan sido invitados por una de las socias de forma explícita.

Vía: Grace Belgravia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>